Pasabocas para sorprender a tus invitados. ¡Deleita a tus amigos! | Olivetto.com.co
17949
post-template-default,single,single-post,postid-17949,single-format-standard,bridge-core-2.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_from_right,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Pasabocas: explorando nuevas maneras de deleitar a tus invitados

Es casi un hecho científico, unos buenos pasabocas son capaces de sacar el “devorador” que todos llevamos en nuestro interior. Como complemento de lo anterior, también son los culpables de que a veces haya inesperadas estampidas hacia el centro de la mesa, así que mejor guarda los floreros.

¿Cuál será entonces la magia que esconden unos pequeños y deliciosos bocados?

Quizás nunca lo sabremos. Lo que sí sabemos con absoluta certeza es que, después de preparar las siguientes ideas de pasabocas, probablemente te va a tocar seguir siendo el anfitrión de los parches con tus amigos.

Pasabocas + aceite de oliva: un delicioso romance de ingredientes y sabores

Tu paladar lo sabe. Lo anhela. Lo desea. El suave toque del aceite de oliva junto con los ingredientes adecuados es una combinación que genera “salivosos” suspiros en tu boca.

Pero basta de romanticismo por el momento. Tus invitados deben estar por llegar, y es hora de que exploremos juntos aquellos pequeños manjares que les vas a convidar.

Aceite de oliva y mozzarella: pequeñas “galaxias” para explorar nuevas indulgencias

Estos pasabocas son la entrada a otra dimensión sensorial, no solo por sus sabores, sino por lo visual.

“Nadando” en un brillante líquido dorado, tus invitados verán unas bolitas o trozos de queso mozzarella, todo ello contrastado con puntitos rojos y verdes que darán la impresión de estar viendo a escala la formación de una galaxia nunca antes vista.

Esta fácil preparación será sin dudas el preámbulo ideal a una velada llena de suspiros y deleites.

Así preparas este “big bang” de sabores:

  • Horas previas o un día antes de la reu, ve al super o a una charcutería y obtén una libra de queso mozzarella en “bolitas” (también se puede en cuadrados).
  • Pica un poco de perejil, albahaca y orégano (una cucharada de cada una de estas hierbas, bastará). Puedes añadir hojuelas de pimienta roja

Para darte un toque de picante:

  • Corta y exprime dos limones en un pocillo.
  • Mezcla todos estos ingredientes en un bowl (o bolsa ziplock), añadiendo a la mezcla ¼ de cucharada de sal y media taza de aceite Olivetto.
  • Sacude, combina, masajea con ternura y esmero todos los ingredientes hasta que veas que todos ellos están debidamente mezclados o impregnados de las esencias de cada cual.
  • Cúbrelos/séllalos y deja que este génesis de sabores repose y se marine por unas 3 o 4 horas a temperatura ambiente antes de servir.
  • Vacía luego todo ello en un plato hondo o bowl y pon palillos (probablemente necesitarás muchos de ellos) para que tus invitados “piquen” y exploren cada uno de estos pequeños mundos de exquisitez.

Eso es todo. Un pasabocas bastante práctico y sencillo de preparar que hará que los paladares de tus invitados viajen a nuevos y excitantes universos culinarios.

Vas a quedar con tiempo de sobra antes de que lleguen todos. Así que aprovechemos y pasemos ahora a la segunda idea.

El encanto de las tapas

Si después de los primeros aperitivos que preparaste ellos parecen aún tener hambre (y créenos, la van a tener), entonces será mejor que tengas una sencilla ronda de pasabocas extra: tapas.

Así debes prepararlas:

  • Corta varias rebanadas de pan focaccia o pan francés.
  • Unta cada pedazo/porción con aceite Olivetto (distribúyelo uniformemente).
  • Luego, esparce sobre la superficie un poco de ajo finamente picado.
  • Ponle 3 o 4 rodajas de salami y tomates rojos.
  • Ahora, un pizquita de orégano, sal y pimienta.
  • Pon estos pequeños manjares a hornear a unos 250 ºC aprox. y por unos 8 a 10 minutos hasta que el pan esté doradito. ¡Ojo, revísalos constantemente para que no se te vayan a chamuscar!

¡Listo! Tan fácil como abrir y servir un vino para acompañarlos.

¿Muchas miradas aún hambrientas? Relax, ensaya con papas

“Patatas a lo pobre” (o poor man’s potatoes como se le conoce en otras partes del mundo) es otra de esas ideas de pasabocas que puede ayudarte a lidiar con la voracidad de tus invitados. Acá te van unos sencillos pasos para prepararlas.

  • Ten listas varias papas peladas y cortadas en rodajas a unos 3 a 5 milímetros de espesor (es decir, “gruesitas” pero tampoco tanto). Ten en cuenta dejarles la piel circundante. Sabanera, tuquerreña, rubí o pastusa te sirven.
  • Precalienta una sartén con aceite de oliva extra virgen Olivetto y, una vez caliente, agrega los cortes de papas por unos 10 o 15 minutos a fuego lento, hasta que ambos lados estén tostaditos.
  • Ve haciendo lo mismo en otra sartén (precalentar y luego añadir por 2 o 3 minutos hasta caramelizar), pero con algunos ajos finamente picados, pimentones rojos y cebollas en julianas, es decir, en tiras alargadas y finas.
  • Sirve las papas recién hechas en un plato con papel de cocina para absorber el exceso de aceite.
  • Agrégales proporcionalmente en la superficie los pimentones, ajo y cebollas ya caramelizados.
  • Espolvoréale sal, pimienta y perejil al gusto.

¡Y listo! ve y alimenta a los ansiosos paladares que tienes esperando.

¿Quedaron todos con ganas de más? Aún tienes un as bajo la manga

Sí, lo sabemos; ser anfitrión tiene su lado arduo y a veces se necesitan ideas disruptivas y poco comunes para lograr impresionar aún más las papilas gustativas de tus invitados.

Entonces, ya han pasado varios momentos de la noche, muchas risas, conversaciones, pasabocas y anécdotas. Sin embargo, algunos todavía te miran con cara de “queremos más, ¿hay más? ¿Qué otras sorpresas nos tienes?”

Si eso sucede, todavía puedes salvar la patria.

De los pasabocas a un sublime elixir para refrescar un poco las bocas

*Ojo, solo para anfitriones extremos, algo aventureros y para cuando la ocasión, el presupuesto, los ingredientes o el mood así lo ameriten y/o lo permitan.

Te presentamos el famoso cóctel “Oliveto” (sí, al parecer un primo lejano de nuestra marca y con una sola “t”).

Esta espumosa y “sedosa” bebida es uno de los cócteles más simples y clásicos en cuanto a preparaciones “diferentes” y exóticas se refiere. Al incluirlo en tu menú, podrás darle un ligero “twist” a la noche. Además, puede ser un complemento o cierre ideal a los pasabocas que ya les preparaste.

Gracias al aceite de oliva como uno de sus ingredientes centrales, esta bebida alcanza una maravillosa textura que dejará deliciosas notas cítricas y azucaradas en el paladar de tus invitados.

Pero basta ya de contexto. Antes de que en la sala tus amigos y amigas armen un motín por la ausencia de más viandas y bebidas, a continuación, te explicamos qué debes hacer para cada cóctel que vayas a servir.

Ingredientes y pasos para un cóctel Oliveto

En una copa o recipiente aparte vas a mezclar lo siguiente:

  • 2 onzas de ginebra.
  • 1 onza de jugo de limón.
  • Media onza de cointreau o licor de naranja.
  • Media cucharada de esencia de vainilla.

En una coctelera (o en su defecto en una licuadora), ahora debes mezclar lo siguiente:

  • 1 clara de huevo.
  • Media onza de aceite de oliva Olivetto (para que te quede bien el Oliveto).
  • Hielo

Sacude, sacude y sacude (muchas veces, hasta que notes que la mezcla ya está emulsionada). Luego, combina todo esto con el resto de los ingredientes que separaste en la copa o recipiente aparte. Después, sacude (o licua) de nuevo.

Preferiblemente deberías servirlo en compás de champaña. Aunque ya a esta altura de la noche no creemos que te digan algo tus invitados, en caso de que no tengas esta clase de cristalería.

That’s all. Probablemente con esta última idea queden ya todos deleitados y satisfechos.

Ahí lo tienes, preparaciones y pasabocas que probablemente harán que tu parche de amigos inunden sus cuentas de Instagram con todo lo que les serviste.

Hay un riesgo latente: es posible que queden con ganas de más. Si eso llega a suceder, por favor no nos culpes.