Nutrición: ¿Qué es y por qué es tan importante prestarle atención? | Olivetto.com.co
17697
post-template-default,single,single-post,postid-17697,single-format-standard,bridge-core-2.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_from_right,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Nutrición: ¿Qué es y cuáles son los elementos que la componen para cuidar tu salud?

Usualmente confundimos los conceptos de alimentación y de nutrición, y pensamos que son iguales. Pues no es así, mientras que la alimentación es la acción voluntaria que haces al preparar e ingerir los alimentos, la nutrición se trata de la forma como tu organismo asimila los alimentos para mantener su buen funcionamiento.

Para esto, tu cuerpo lleva a cabo procesos de digestión, absorción y asimilación que transforma los alimentos. Así obtienes los nutrientes y la energía que necesitas para tus funciones vitales.

Según la OMS, la nutrición es clave para conservar una buena salud. Por lo que debes mantener una alimentación balanceada, variada y combinada con actividad física de forma regular. En ella es importante incluir los nutrientes básicos que necesitas diariamente y adoptar buenos hábitos alimenticios.

Como si fuera poco, la nutrición permite reforzar tu sistema inmunológico, reparar zonas deterioradas y tener más fuerza para desempeñar las actividades cotidianas. En otras palabras, busca el bienestar general de tu cuerpo y te ayudará a mantener un estilo de vida saludable. Por esto, es fundamental seguir una dieta equilibrada que te proporcione todos los requerimientos nutricionales para cubrir las necesidades básicas de tu organismo.

 

5 elementos que te ayudarán a tener una buena nutrición

Aunque llevar una dieta sana depende de cada persona, lo cierto es que muchos problemas de salud los puedes prevenir con una alimentación balanceada. Para ello, necesitas consumir cinco nutrientes esenciales que te ayuden a activar correctamente las funciones de tu organismo.

Una buena nutrición se constituye de elementos como las vitaminas y minerales, carbohidratos, proteínas y grasas. Estas últimas, contrario a los que muchos piensan, son importantes para una dieta saludable. Tu organismo las necesita, ya que son la fuente más concentrada de energía, facilitan la absorción de vitaminas liposolubles y son fuente de ácidos grasos esenciales.

Por supuesto, el consumo de todos estos nutrientes debes acompañarlos con buena hidratación, y ahí es muy importante el agua. Entonces, empecemos por partes.

 

Vitaminas y minerales

Las vitaminas y minerales son elementos esenciales para vivir y se requieren en pequeñas cantidades, por eso se establecen como micronutrientes. Debes consumirlos todos los días, pues tienen una función reguladora en las células de tu organismo.

Son importantes para el crecimiento y reproducción celular, además regulan el metabolismo para controlar mejor la energía disponible. La mayoría de los alimentos que comes tienen vitaminas y minerales, y los encuentras naturalmente en alimentos frescos provenientes de la naturaleza y en los fortificados.

Las Vitaminas A, D y E, son vitaminas solubles en las grasas y tienen un rol clave en el sistema inmune. Por otra parte, los minerales y oligoelementos favorecen los procesos biológicos de tu cuerpo para que funcione correctamente. Tanto las vitaminas como los minerales ayudan a la absorción y asimilación del resto de los elementos de la nutrición.

 

Carbohidratos

Estos son los nutrientes que suministran la energía necesaria para realizar tus diferentes actividades diarias. Son la principal fuente de calorías y uno de los elementos más importantes de una alimentación equilibrada. Puedes encontrarlos en todos los alimentos de origen vegetal, y en productos de origen animal como la leche y sus derivados.

Se componen principalmente de azúcares y pueden ser simples o complejos. Los simples se encuentran en jugos, gaseosas, leche, pan blanco, entre otros alimentos, y al consumirlos, el cuerpo los asimila muy rápido, por lo que es importante consumirlos manteniendo un balance adecuado.

Los complejos están presentes en los vegetales, granos enteros y en las legumbres con un alto valor calórico. Te recomendamos aumentar el consumo de carbohidratos complejos en tu dieta.

Son de gran importancia para la nutrición de tu organismo, ya que proveen de energía necesaria al cerebro. Asimismo, proporcionan glucosa sanguínea para la formación de glóbulos rojos en la sangre. De esta manera, lo recomendable es que el 40-60% máximo de las calorías que necesitas al día vengan de los carbohidratos.

 

Proteínas 

Todos los aminoácidos que requiere tu cuerpo, para su buen desarrollo y crecimiento, provienen de las proteínas. La fuente de las proteínas puede ser de origen animal o vegetal, así que puedes consumirlas a partir de la fuente que prefieras. Sin duda, lo importante es que garantices el consumo de los aminoácidos esenciales para asegurar una buena nutrición.

Las proteínas de origen animal se encuentran en el pescado, pollo, carne, huevos, leche y queso. Estos son alimentos que contienen los aminoácidos esenciales y donde los encuentras en mayor proporción. Las de tipo vegetal están presentes en los granos, vegetales verdes y legumbres, y solo contienen algunos aminoácidos esenciales.

Por esto, todas las proteínas son indispensables para mantener y reparar los tejidos y músculos, además contribuyen a la formación de hormonas. Y después de esto, si quedan proteínas sobrantes en tu cuerpo se almacenan en forma de grasas como fuente calórica.

 

Agua

Es un elemento vital para el funcionamiento de tus procesos biológicos y para una nutrición favorable, ya que representa el 70% de la composición del cuerpo. Está presente en mayor proporción en el organismo e interviene en todas sus funciones. Es el canal que te ayuda a transportar los nutrientes hacia las células y al mismo tiempo retirar de ellas todos los desechos.

Contribuye a la digestión, circulación, la asimilación de vitaminas, absorción, la excreción e, incluso, a mantener una adecuada temperatura corporal. Por lo que es necesario que tomes suficiente agua todos los días para conseguir un mayor aporte a tu salud. Es por ello que los expertos recomiendan un promedio de 8 vasos para garantizar una buena nutrición.

 

Grasas

Contrario a lo que puedas pensar, no todas las grasas tienen un efecto negativo en tu cuerpo; existen alimentos que poseen grasas buenas que debes ingerir a diario. Su consumo es importante para estimular la absorción de las vitaminas, sobre todo la asimilación de la vitaminas A, D, E y K.

Igualmente, aportan los ácidos grasos esenciales que ayudan al adecuado funcionamiento de nuestras funciones biológicas, sobre todo en los procesos asociados a los inflamatorios y antinflamatorios, lo que hace relevante garantizar el consumo de lo que conocemos como omegas y su balance. También, proveen de la energía necesaria para tus funciones cotidianas. Las grasas insaturadas son las más beneficiosas, pues tienen la capacidad de reducir el nivel de colesterol total de la sangre.

Si bien las grasas saturadas se asocian con problemas cardiovasculares, lo importante es escoger entre ellas y no exceder su consumo. Se han realizado investigaciones que evidencian que dentro de este grupo de grasas saturadas, se encuentran algunas que tienen efectos positivos en el organismo, como son las grasas que se componen de ácidos grasos de cadena media.

Las grasas insaturadas se encuentran principalmente en los aceites vegetales, como el aceite de oliva que es una fuente óptima de grasas saludables. También, están presentes en frutos como el aguacate y la aceituna, nueces como la almendra y macadamia, en semillas como la linaza, chía, soya, girasol, ente otras. Todos estos alimentos cuidan tu salud y son una parte importante para una adecuada nutrición de tu organismo.

 

Importancia de la nutrición para tu cuerpo

 

Procurar una buena nutrición es importante para cuidar tu salud, prevenir la obesidad y el sobrepeso.Y es que representa un pilar fundamental en tu desarrollo físico, mental y en tu bienestar general. Por esto, es necesario tener hábitos alimenticios idóneos e incorporar alimentos con alto valor nutricional, y combinarlos con prácticas diarias de ejercicios.

Es importante tener presente que las necesidades nutricionales varían a lo largo de la vida: de tu infancia a la adolescencia, en un embarazo, si estás lactando, en la etapa adulta y en la vejez. Así que sugerimos que adaptes el consumo de alimentos a tus necesidades, y alternes en cada comida los comestibles de cada grupo.

De esta manera, puedes conseguir un equilibrio nutricional con una dieta variada, y suficiente para una alimentación balanceada. La nutrición es, esencialmente, la base para proteger tu salud y la vía para activar correctamente las funciones de tu cuerpo.