Digestión saludable: 5 formas de cuidarla | Olivetto®
18728
post-template-default,single,single-post,postid-18728,single-format-standard,bridge-core-2.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_from_right,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Cinco formas de cuidar tu digestión y mejorarla

Probablemente de niño nunca te detenías a pensar en cómo cuidar tu salud. Pero con el tiempo has tomado conciencia de la forma en que tus acciones diarias afectan tu bienestar. Pues bien, para tomar el control, necesitas fijarte en tu digestión y los hábitos que la afectan.

Y es que tu cuerpo ha cambiado y has vivido en carne propia que hay cosas que, aunque te encanten, pueden hacerte sentir mal.

Entonces, ¿cómo cuidar y tener un sistema digestivo más saludable? ¡Te lo contamos!

1. Incluye el aceite de oliva en tus comidas

Aceite de oliva para mejorar tu digestión

Se ha demostrado que el aceite de oliva tiene efectos beneficiosos en la digestión y en los diferentes órganos y funciones del sistema digestivo. Algunos de estos son (International Olive Council, 2020):

  • Previene la acidez y reflujo: El aceite de oliva reduce el riesgo de flujo o reflujo de alimentos y jugo gástrico desde el estómago hasta el esófago.
  • Contribuye a la sensación de saciedad: El aceite de oliva hace que el contenido gástrico del estómago se libere más lentamente y gradualmente en el duodeno. Esto da una mayor sensación de saciedad y favorece la digestión y la absorción de nutrientes en el intestino.
  • Ayuda a una nutrición eficaz y menores niveles de colesterol: Previene parcialmente la absorción de colesterol por el intestino delgado. También estimula la absorción de varios nutrientes (calcio, hierro, magnesio, etc.).
  • Combate el estreñimiento: Tiene propiedades laxantes y se absorbe y digiere muy bien.
  • Favorece las funciones del páncreas e hígado: Contribuye a la producción de secreciones y hormonas gastrointestinales que regulan la digestión. Se recomienda para el tratamiento de afecciones pancreáticas.

2. Mantente bien hidratado para cuidar tu digestión

Estamos compuestos en gran parte por agua. Así mismo, la necesitamos para asegurar todos los procesos de nuestro cuerpo. Por eso, algunos efectos que la deshidratación puede tener en la digestión son (Rajan, 2019):

  • Úlceras estomacales y reflujo ácido. Beber agua puede ayudar a limitar los síntomas graves del reflujo ácido.
  • Estreñimiento. El agua permite que los alimentos se muevan por los intestinos. Si tu cuerpo está deshidratado, el colon absorberá toda el agua que pueda de los alimentos. Esto hará que el tránsito sea lento e incluso doloroso.

3. Consume suficiente fibra para facilitar tu digestión

Consumir fibra dietética a través de frutas, verduras, granos enteros y legumbres, puede favorecer la digestión al normalizar las deposiciones, disminuir la probabilidad de estreñimiento y ayudar a mantener la salud intestinal (Mayo Clinic, 2019).

A diferencia de otros componentes de los alimentos que el cuerpo descompone y absorbe, la fibra no es digerida (Mayo Clinic, 2019). Pasa casi intacta por el estómago, intestino delgado y colon, y finalmente sale del cuerpo. Adicionalmente, consumir una buena cantidad de fibra te permitirá sentirte más saciado, evitando comer en exceso.

4. Prefiere lo natural y reduce el consumo de procesados

Las verduras, frutas, legumbres, tubérculos, semillas y cereales son alimentos naturales. Entre las ventajas de su consumo están mantener un tránsito intestinal saludable y ayudar en el desarrollo de la flora intestinal, que nos protege de agentes externos como bacterias y virus (FAO, 2012).

Por otro lado, ciertos ingredientes artificiales presentes en los productos procesados y ultraprocesados pueden distorsionar los mecanismos del aparato digestivo y del cerebro que envían la señal de saciedad y controlan el apetito (OPS, 2015).

5. Fortalece tu digestión y defensas con probióticos

Los probióticos son microorganismos vivos que ayudan a mejorar el equilibrio de la flora intestinal y el sistema inmunológico (Manzano, 2012). Es posible consumirlos como suplementos o en alimentos como yogur.

Entre sus efectos comprobados en la salud digestiva están (Manzano, 2012):

  • Aliviar la diarrea y estreñimiento
  • Tratar la intolerancia a la lactosa
  • Disminuir el riesgo de cáncer colorrectal
  • Prevenir y tratar alergias
  • Tratar y evitar el desarrollo de EII y síndrome del colon irritable

Ya lo sabes. Siguiendo estos consejos, y complementándolos con actividad física diaria y horarios establecidos de alimentación, lograrás tener una buena digestión.