¿Sabes cómo conservar la lechuga fresca? | Olivetto
17211
post-template-default,single,single-post,postid-17211,single-format-standard,bridge-core-2.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_from_right,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

¿Cómo conservar la lechuga fresca?

Cuando compramos lechugas para nuestras ensaladas es importante saber cómo mantenerlas para que duren más tiempo y no se marchiten. Si sufres porque se dañan en tu nevera, sigue estos pasos y olvídate de ese problema:

Paso 1: revisa que las lechugas que compres estén muy frescas, hay varios tipos de lechugas y algunas duran más que otras.

Paso 2: lava las lechugas sacando hoja por hoja y poniéndolas bajo el chorro de agua, con el fin de quitarle cualquier mugre.

Paso 3: desinféctelas con unas gotitas de vinagre o algún producto biológico (natural) para desinfectar verduras; de vinagre se puede poner 1 tapita por cada litro de agua y el desinfectante de verduras debe usarse de acuerdo a las instrucciones.

Paso 4: seca muy bien las hojas de la lechuga con una toalla de cocina.

Paso 5: pon la lechuga en una bolsa o recipiente de plástico hermético.

Recuerda que siguiendo estos pasos las hojas de lechuga estarán listas para usar la próxima vez que quieras hacer una ensalada y se mantendrán frescas y crocantes por 1 semana. La lechuga debe tener espacio para mantenerse mejor, así que evita desbordar el recipiente en el que la guardas.