Comer sano y rico con aceite de oliva: una delicia gastronómica | Olivetto.com.co
18475
post-template-default,single,single-post,postid-18475,single-format-standard,bridge-core-2.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_from_right,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

El buen comer: una experiencia fuera de este mundo

Comer, placer de la vida. Pero no hacerlo por hacerlo. A este “salivoso” verbo siempre hay algo nuevo por descubrirle.

Al igual que la exploración del vasto universo, en el mundo gastronómico tú también puedes encontrar nuevas “galaxias” de sabores.

Si bien uno de esos ingredientes y sabores fue descubierto hace miles de años atrás, hoy no deja de sorprender por su versatilidad y amplia lista de cualidades: hablamos del aceite de oliva.

¿Quieres colonizar nuevos sabores? Pues entonces acá te mostraremos algunos consejos para sacarle el máximo provecho al aceite de oliva y comer deliciosas preparaciones. ¡Comencemos!

Un pequeño paso para el hambre, pero un gran salto para la variedad

Houston: tenemos una gema

Considerado como una “gema” o una preciada joya, tanto en las cocinas de prestigiosos restaurantes como también en los hogares de millones de personas alrededor del mundo, el aceite de oliva se destaca además por sus múltiples propiedades para la salud.

Aparte de ser amable con tu organismo, en materia de sabor y usos puedes también explorarlo de las siguientes maneras.

Para cocinar, fritar, el buen comer y realzar el sabor en tus comidas

No importa qué lugares del universo culinario explores, tus preparaciones cotidianas tendrán sabores más intensos gracias al aceite de oliva.

Para guisos o frituras, este aceite será tu “vehículo” ideal para explorar los diversos almuerzos y comidas típicas de Colombia.

Por ejemplo, tras cocinar o freír, al añadirle aceite de oliva a los fríjoles, lentejas, sancochos, ajiacos o comida de mar, los sabores propios de estos platos se intensifican, quedando con una textura mucho más suave y apetitosa.

Atrévete entonces a explorar nuevas dimensiones de sabores en tus papas criollas, arepas, arroces, camarones, hogaos, carnes o comida de mar… será un viaje a nuevos sabores que tu paladar no olvidará.

Por su alta calidad, grasas saludables (monoinsaturadas) y antioxidantes, el aceite de oliva es uno de los predilectos para fritar o cocinar, según el portal web de Discovery.

Lo bueno es que, a pesar de tener propiedades y sabor “de otro mundo”, no tienes que viajar a La Luna para conseguirlo.

Puedes adquirirlo fácilmente en el supermercado o tienda de tu confianza para las preparaciones en casa, no solo para las ensaladas, sino también para todas tus recetas y comidas típicas.

Para complementar

El aceite de oliva es también un “copiloto” ideal y bastante experimentado. Así como los grandes chefs lo usan para complementar o realzar otros sabores, tú también puedes usarlo en tu cocina.

Un ejemplo que probablemente ya habrás probado (si no, te animamos a que lo hagas) es el del aceite de oliva y las vinagretas. Juntos hacen maravillas, por ejemplo, con el vinagre balsámico, creando una fascinante mezcla de tonos ligeramente ácidos pero a la vez afrutados, suaves y sedosos.

Con el ajo, la albahaca, el limón, la mayonesa, la mostaza, en pasabocas, e incluso con postres, helados y cocteles, el aceite de oliva se lleva de maravilla, siendo entonces uno de los ingredientes más apreciados a la hora del buen comer.

Para aderezar y aliñar

Cuando a tus ensaladas o cremas les falte sazón, siempre puedes crearles una mejor atmósfera de sabores.

No necesitas de maestrías en el universo culinario. ¡Basta solo con usar un  buen chorro de aceite de oliva en crudo! Verás cómo el sabor de las verduras y sopas se realza y se eleva en los confines de tu paladar.

Además, sus propiedades organolépticas (sabor, notas frutales, color, aromas y demás) hacen que logres texturas más crocantes al hornear.

Por otro lado, tus conservas, salsas y postres tendrán nuevos y exquisitos sabores que sin duda te van a deleitar.

No solo en la alta cocina; sino también en millones de hogares en el mundo, el aceite de oliva es el predilecto, no solo en las anteriores preparaciones, sino también como sustituto ideal y saludable de otras grasas, margarinas o aceites convencionales.

Disfruta del buen comer con el aceite de oliva

Recuerda que para que no se “eclipsen” ni el sabor ni las propiedades del aceite de oliva, debes mantenerlo en un lugar fresco y seco (bien tapadito y alejado de la luz).

No sobra tampoco recomendarte que lo uses en el rango de tiempo indicado en la etiqueta. Recuerda que, a mayor frescura del producto, más sabrosos e intensos serán los sabores.

Ahora ya lo conoces mejor. Un “astro” de la cocina; un viajero por incontables preparaciones: el aceite de oliva.

Una vez que te lances a la conquista de nuevos universos de deleite con este infaltable acompañante culinario, es posible que ya no quieras regresar a tus viejos mundos de sabor.