Cultivo del olivo: conoce la odisea de un pequeño fruto verde | Olivetto.com.co
18426
post-template-default,single,single-post,postid-18426,single-format-standard,bridge-core-2.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_from_right,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Cultivo del olivo: una travesía que empezó en el mediterráneo y terminó en tu comida favorita

Ahora es un producto casi discreto que permanece en un frasco guardado en las cocinas. Pero el aceite y el cultivo del olivo están ligados a la historia más remota de la humanidad.

El olivo, un árbol milenario, sobrevivió al paso de grandes civilizaciones que surgieron y desaparecieron alrededor del Mediterráneo. De hecho, ¡es tan antiguo que se remonta a 4 mil años antes del nacimiento de Cristo! (Saez, 2019).

Su travesía tiene de todo. Era un regalo para los dioses y un premio para los atletas. Ahora, es un ingrediente que tienes en tu cocina para darle rienda suelta a tu creatividad y preparar las más deliciosas comidas.

¿Curioso por conocer la historia del cultivo del olivo? ¡Sigue leyendo para conocer los detalles!

El hermoso regalo de Atenea: el cultivo del olivo

Según la mitología, la capital de Grecia, Atenas, existe gracias al cultivo del olivo. Tanto Atenea, diosa de la sabiduría, como Poseidón, dios de los mares, se disputaban el dominio de una ciudad que hasta ese momento se llamaba Ática (Pairo, 2018).

Para evitar una pelea mayor, Zeus decidió que la ciudad le pertenecería a quien le hiciera el regalo más hermoso. Poseidón, arrogante, golpeó con su tridente en medio de la acrópolis e hizo brotar un mar. Nunca contó la sutil estrategia de su oponente, ya que Atenea plantó un olivo.

El veredicto fue que el olivo era el regalo más valioso, pues era un árbol sagrado del que se podía obtener alimento. Así, declararon que la ciudad se llamaría Atenas (de no haber sido así, tal vez ahora sería Poseidonópolis).

Los primeros pasos del cultivo del olivo

Más allá de la mitología, el aceite de oliva que le acabas de poner a tu comida favorita se lo debes a los fenicios; esos navegantes comenzaron a transportarlo. Y es que el cultivo del olivo comenzó en Asia Menor; en la frontera de lo que hoy es Siria y Turquía. (Picornell & Melero, 2013).

Su importancia se reflejó en el Código de Hammurabi redactado por el mismísimo rey de Babilonia. En este conjunto de leyes se regulaba, entre otras cosas, el comercio del aceite de oliva. Con el tiempo, este alimento se distribuyó hacia Egipto y diversas partes de Europa. A América llegó en la maleta de los colonizadores europeos.

Las técnicas del cultivo del olivo también se han modificado. Al principio se usaban grandes extensiones de tierra y ahora se plantan más árboles por hectárea. Esto permite aprovechar mejor la tierra, el agua y el sol.

Usos del cultivo del olivo a lo largo de la historia

El olivo está presente en la historia de varias religiones. Por ejemplo, la corona de los flamen (sacerdotes romanos) estaba hecha con las ramas procedentes del cultivo de este árbol sagrado (Picornell & Melero, 2013).

Incluso el antiguo testamento hace 27 referencias al olivar. La primera es que la paloma que le anunció a Noé que el diluvio había terminado, llevaba una hoja de olivo en el pico. Esto significaba que ya había árboles de olivo en la tierra, lo cual probaba que la lluvia había terminado.

Por otra parte, es símbolo de paz. La bandera de la ONU tiene una ramitas. Y también hace referencia a la victoria, pues en los juegos olímpicos de Grecia, los ganadores recibían ramas de olivo.

Las culturas antiguas también le dieron un uso medicinal que persiste hasta nuestros días. Sobre todo, se usa para reforzar tratamientos relacionados con la presión arterial (Revista Dietética y Salud, s.f.).

Con el tiempo, comenzó a comerse en fruta y óleo. Hoy, el aceite de olivo es parte de la alimentación; cosa que agradecemos porque un mundo sin salsa pesto sería muy gris. Y al contrario de lo que se dice, el aceite de oliva tiene usos muy variados en la cocina tanto para freír, aderezar e, incluso, como conservante.

De hecho, ¿sabías que también tiene un uso cosmético? Históricamente se ha usado como reparador de la piel, cutículas y cabello.

El cultivo del olivo hoy

Cada segundo se plantan 10 nuevos olivos en el mundo (Álvarez, 2017). Esto es beneficioso porque además de ser un cultivo que es fuente de empleo, tiene un aporte de sostenibilidad en el ambiente. Actualmente hay alrededor de 56 países que fabrican aceite de oliva y algunos son tan inimaginables como China, Austria o Letonia.

¡El aceite de oliva es el fiel compañero de la comida balanceada y rica! Así que la próxima vez que lo utilices, ten en cuenta que no solo estás consumiendo un alimento, sino a una parte de las partes más sabrosas historia.