Aceitunas: 6 datos curiosos que seguramente no conocías | Olivetto.com.co
18572
post-template-default,single,single-post,postid-18572,single-format-standard,bridge-core-2.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_from_right,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

¿Qué tanto sabes realmente sobre las aceitunas?

Con seguridad has escuchado sobre las aceitunas. No solo eso, seguramente las has probado en algún aperitivo o una ensalada. ¿Incluso recuerdas haberlas visto como complemento de un buen coctel?

¿Pero qué son realmente? Primera aclaración: no son una verdura. Ya que cuentan con cáscara, semilla y pulpa te lo podemos asegurar: ¡las aceitunas son una fruta! Estas son el fruto del olivo, un árbol de 12 metros de alto muy común en regiones cercanas al mediterráneo.

A continuación, te compartimos 6 datos que seguramente no conocías sobre las aceitunas. Además, te contamos algunos de los beneficios que trae su consumo. ¡Acompáñanos!

Las aceitunas: todo un mundo por descubrir

Continuemos con otro dato curioso: las aceitunas, también llamadas olivas, tienen unas 300 referencias en la Biblia. ¿Sorprendido? Te recomendamos que no lo estés todavía porque esto apenas comienza.

1. Las aceitunas cambian de color

Cuando las aceitunas se recogen del árbol en su punto óptimo, tienen la típica tonalidad verde. Pero estas pueden cambiar su color durante el proceso de maduración.

No es que las aceitunas negras y verdes sean diferentes tipos. Lo que ocurre es que entre más tarde se cosechen, pueden tornarse violetas o negras.

Las aceitunas negras pueden ser de color negro natural, que son los frutos recogidos en plena madurez o poco antes de ella, o las que aquellas que son recogidas antes de su maduración y son sometidas a procesos de oxidación. Así, se tornan de un color negro intenso.

Pero no solo eso. Además, existen unas de color cambiante recogidas antes de que alcancen su madurez y varían su tonalidad del rosa al castaño (Consejo Oleícola Internacional, 2004).

2. Ni se te ocurra comerlas directamente del árbol

Algunas olivas necesitan hasta casi un año de tratamiento para ser comestibles, pues tienen un alto nivel de contenido amargo (Vilar, 2018). Así que, si por casualidad te encuentras un olivo, ni se te ocurra llevarte una a la boca.

Bueno, no todavía, porque con un debido procedimiento y endulzado, estarán más que listas para que te las comas todas.

3. Un universo de sensaciones

Dulce, salado, amargo y ácido son los sabores básicos que identifica tu paladar. ¡En las aceitunas puedes encontrarlos todos! (El Tiempo, 2005).

Por eso se han convertido en el complemento ideal de muchas preparaciones. ¿Te imaginas una pizza de aceitunas con queso, unas aceitunas rellenas de anchoa o unos raviolis con un buen chorro de aceite de oliva? Suena bien, ¿verdad?

4. También hay un lado mitológico

En la mitología griega, se libró una disputa entre Atenea y Poseidón para saber quién protegería la ciudad de Atenas. El dios de los mares eligió un caballo, mientras la diosa de la justicia escogió un olivo.

Los dioses del Olimpo prefirieron el olivo, pues de él podrían obtener alimento y aceite para iluminar sus noches. Los atenienses no cabían de la dicha y cómo no, ¡si las aceitunas son deliciosas!

5. España y Egipto, codo a codo por las aceitunas

Egipto y España se han convertido no solo en los mayores productores de aceitunas de mesa. También han librado una batalla codo a codo para determinar cuál es el líder del mercado (Vasilopoulos, 2020).

Por ahora, lo cierto es que España es el mayor exportador de aceite de oliva del mundo (Moreno, 2019).

6. Más nutritivas de lo que pensabas

El aceite de oliva, que se extrae directamente de las aceitunas, es una fuente natural de vitamina A, ideal para fortalecer las defensas (Delgado, 2011).

Además, es rico en ácido oleico, que contribuye a regular los niveles de colesterol (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, 2012).

¿Te das cuenta lo deliciosa y nutritiva que puede ser tu alimentación si incorporas este aceite de oliva en tus comidas diarias? ¡No lo pienses más y comienza a disfrutar de este manjar de los dioses!